Top

Los tres principales falsos mitos sobre el vehículo eléctrico

La implementación cada vez mayor del vehículo eléctrico es urgente. El 10% de las muertes en todo el mundo son causadas por la contaminación. El aire que respiramos ya es el cuarto factor de riesgo de muerte. Barcelona supera el 30% de los límites de contaminación que marca la Organización Mundial de la Salud. (OMS). Cada año mueren en Barcelona unas 700 personas a causa de la mala calidad del aire, un peligro invisible que ataca paulatinamente las vías respiratorias y el corazón. Aunque las matriculaciones de vehículos de energías alternativas, sobre todo híbridos, va en aumento y ya representa el 5% del total en España, todavía hay 600.000 vehículos contaminantes en la ciudad de Barcelona frente a los 6.000 totalmente eléctricos. A pesar de los beneficios evidentes del vehículo eléctrico, empezando por el más importante expresado aquí en referencia a las emisiones contaminantes, los usuarios que se plantean comprar un coche aún tienen muchas reticencias a la ahora de decidirse por un vehículo eléctrico, dudas generadas por falsos mitos que nos gustaría desmontar:

Un coche eléctrico es mucho más caro

Es cierto que hace algunos años el precio de los vehículos eléctricos era sustancialmente mayor que el de combustión, pero las marcas han conseguido reducir costes llegando a unos precios asequibles que junto a las ayudas y las ventajas adicionales (no pagar gasolina ni peajes, entre otros) hacen que adquirir un vehículo eléctrico empiece a salir a cuenta; Actualmente podremos adquirir un modelo tipo urbano como el Citroën C Zero por 19.000€ o el Renault Zoe por 17.000 un precio muy similar a un Clio de gasolina de características similares. Pero también podremos comprar una berlina como el Nissan Leaf por 27.800 o el Hyundai Ioniq por 27.300, cuando un Voslkwagen Passat está en 22.000 o un Audi A3 está en 26.000. Incluso puedes adquirir monovolúmenes y todo terrenos por precios no mucho más altos que sus homólogos de gasolina o diésel:

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/01/29/companias/1517241418_993349.html

Además podrás optar a ayudas Gubernamentales como el Plan Movalt que reducirán aún más el coste. Puedes informarte aquí: https://www.zurich.es/es-es/blog/articles/2018/02/ayudas-comprar-coche-electrico-plan-movalt-2018
Es cierto que el precio continúa siendo un obstáculo para muchos pero hay que tener en cuenta que en cinco años esta diferencia está amortizada y que la vida útil de un vehículo eléctrico es de unos dieciséis años o 300.000 km, aunque se estima que con la mejora de las baterías podría ser más, (además que puedes cambiarla o tenerla de alquiler) sin mencionar los problemas asociados a las mecánicas de combustión, que con el paso de los kilómetros y los años se vuelven cada vez más delicadas, y el paso por el taller para reparaciones cada vez más habitual.

Un coche eléctrico tiene poca autonomía

En ese aspecto los nuevos coches eléctricos también han mejorado mucho. Depende de la marca y el modelo, van de una autonomía de 150 km a 600 km. Dentro de los coches con precios más populares la autonomía ronda los 300 km. Aquí tienes un resumen de los diez coches con mejor autonomía: https://blog.holaluz.com/los-10-coches-electricos-con-mas-autonomia-de-este-2018/
Además, según el punto de recarga (hay diferentes tipos) el cable utilizado y nuestro vehículo, podremos realizar una recarga rápida de 30 minutos en una parada. En este artículo se clarifica los tipos de recarga y el tiempo que requiere cada una. https://coches.rastreator.com/informacion/cuanto-tarda-coche-electrico-cargar

Tráfico aconseja hacer paradas durante viajes largos. Así por ejemplo, un trayecto de 600 km de Barcelona a Madrid, es recomendable parar una media hora para estirar las piernas, descansar etc. El tiempo necesario para cargar la batería. No hay tanta diferencia respecto al comportamiento en carretera que tendríamos con un coche de combustión, con el que además también hay que parar a repostar.

A la larga, contaminarán más

Aunque la mayoría de usuarios tienen bastante claro que un vehículo eléctrico es mucho más ecológico que uno de combustión, es natural preguntarse si la fabricación de las baterías o el deterioro y abandono de éstas no serán a la larga también contaminantes. Aunque los vehículos eléctricos tienen sus puntos débiles y en su fabricación se genera contaminación y también en la generación de la electricidad que los propulsa (dependiendo de si proviene de centrales nucleares de carbón o proviene de energías renovables), comparado con las emisiones que generan los vehículos de combustión, la cifra sigue siendo mucho más baja, como demuestra este exhaustivo artículo sobre el tema:

https://www.motor.es/noticias/coche-electrico-contamina-201737700.html

En este otro artículo se demuestra que incluyendo la fabricación de baterías, un coche eléctrico contamina menos que uno de combustión.

https://movilidadelectrica.com/incluyendo-la-fabricacion-de-la-bateria-los-coches-electricos-contaminan-menos-que-los-de-combustion/

Respecto a las baterías, si su vida útil para la movilidad acaba, pueden ser recicladas como baterías para el hogar y que sean útiles como sistema de almacenamiento de electricidad. Cuando finalmente esa batería está tan envejecida que no puede ser reutilizada, se recicla, y el 90% de sus componentes son recuperables. Los fabricantes las devuelven a las plantas donde se desmontan, así que no se abandonan en un vertedero. Tal y como nos explica en este caso Renault, pero es la política de todos los fabricantes: https://corrienteelectrica.renault.es/asi-es-la-segunda-vida-de-las-baterias-del-coche-electrico/

En definitiva hay muchas más razones para adquirir y circular con un coche eléctrico, el precio se amortiza cada vez en menos años, la autonomía es cada vez mayor, las cargas cada vez más rápidas y junto a la evolución de las energías renovables como fuente principal de la energía que los propulsa, se convierten en vehículos mucho más ecológicos, directa e indirectamente.